Cultura Marcial

Renshinkan Dojo - Kendo Iaido

El Color de la Música Tradicional Japonesa

Ratio:  / 4
MaloBueno 

El Color de la Música Tradicional Japonesa

Durante siglos, los instrumentos musicales han cantado al espíritu de Japón y mecido los corazones de los japoneses.
Los instrumentos de viento japoneses tienen una historia de más de 1.000 años, mientras que los de cuerda fueron introducidos en el país tan sólo en el siglo 18. Ellos han ayudado a crear el color de la música japonesa, evolucionando al tiempo que las artes representativas tradicionales.

Texto: Kamisango Yuko (Profesor honorario de la Universidad Nacional de Tokio de Bellas Artes y Música)
Fotos, cortesía de (1) Universidad Nacional de Tokio de Bellas Artes y Música (2) Biblioteca Haga (3) Fundación Memorial Shimonaka

shamisen

Shamisen y púa
Las tres cuerdas son rasgueadas con una púa grande. Se utiliza en el
Kabuki , bunraku y otras artes de actuación. Longitud: cerca de 100 cm (Foto: Sugawara Chiyoshi)

A menos que usted conozca muy bien la música tradicional japonesa, llegaría a pensar que cada pieza suena exactamente igual que las otras. Esto es especialmente así, cuando los intérpretes, vestidos con ropas tradicionales, tocan instrumentos como el shamisen y el sakuhachi. Sin embargo, en la realidad los expertos clasifican la música tradicional japonesa en 50 o incluso 80 estilos diferentes.

Sólo un puñado de géneros son puramente instrumentales la gran mayoría son canciones con acompañamiento instrumental. Toda la música vocal cuenta con una sola línea melódica, incluso cuando hay más de un cantante. Así mismo, la mayoría de las canciones es acompañada por un solo tipo de instrumento.

La música tradicional japonesa se clasifica de acuerdo con la articulación del cantante, el tipo de instrumento y el timbre (color tonal) de la voz y el instrumento. Por ejemplo, gidayu-bushi, bunraku narrativo, tokiwazu-bushi, canciones Kabuki, y naga-uta, canciones líricas, son todas interpretadas con el acompañamiento del shamisen y, sin embargo, las ordenamos en diferentes géneros cuando los timbres de voz o el instrumento son diferentes. En otras palabras, cada género cuenta con su propio timbre vocal e instrumental.

Partitura para shamisen y parte vocal, procedente de una obra titulada Genkyoku Taishinsho, 1828. (Propiedad de los Archivos de Música de Japón, Ueno Gakuen)

 

Aún así, existen pocas diferencias en cuanto al timbre entre un género y otro. Esto es verdad tanto para la voz como para los instrumentos. No obstante, los músicos consideran importante esas ligeras diferencias, y se aseguran que los timbres no se mezclen o se fusionen entre ellos. Esta es una de las razones por las que los géneros han sido clasificados con detalle. Esta preocupación por las sutiles diferencias de timbre es fuertemente subrayada en la forma de los instrumentos y en el estilo de interpretación.

Los instrumentos de la música tradicional japonesa, como los instrumentos de otros países, pueden ser ampliamente agrupados en tres categorías: percusión, viento y cuerda.

El timbal, kotsuzumi, es un pequeño instrumento de percusión. La mayoría de los tambores japoneses son tocados con dos baquetas, pero en el caso del kotsuzumi se hace con los dedos. Para mantener el timbre de una manera exacta, los percusionistas escuchan cuidadosamente el sonido y ajustan la tensión de las cuerdas que aprietan la badana al barril. A veces, incluso soplan la badana para intentar mantener la humedad necesaria para obtener un determinado tono.

El shino-bue, flauta de bambú, es uno de los instrumentos de viento. Cuando acompaña a un cantante en una obra de Kabuki, el flautista elige entre 12 variedades de este instrumento para conseguir el registro deseado (espectro musical). En los festivales locales, se utilizan por esa razón 2 ó 3 shino-bue. Estos ejemplos, muestran las dificultades que encuentran los músicos para producir el timbre adecuado para cada música.


De todos los instrumentos tradicionales japoneses, el más famoso es el shamisen. Este instrumento de cuerda es apto para muchas de las interpretaciones tradicionales, ya que es capaz de producir un amplio espectro tonal.

Se dice que el shamisen está basado en el sangen chino, que llegó a Japón a través de las Islas Ryukyu (actual Okinawa). El shamisen está construido con una estructura de madera cubierto con una piel de animal tensada. Las tres cuerdas, que se extienden desde la caja hasta el extremo del mástil, son rasgueadas con la ayuda de una púa grande. Cuando el shamisen llegó por primera vez a Japón se tocaba con un pequeño uñero, pero los músicos de biwa lo cambiaron. El instrumento de estos músicos, una especie de laúd de mástil corto, fue introducido en Japón con anterioridad al shamisen y es interpretado con una púa. Los músicos de biwa utilizaron su púa para tocar el shamisen, consiguiendo un más amplio espectro de tonos.

Cuando la púa golpea el shamisen, desde arriba, no sólo actúa en las cuerdas, sino también en la piel. Esto le añade un sonido cercano al timbal. Por otra parte, cuando la púa es aplicada desde abajo, no roza la piel y los sonidos son más delicados. Otra de las técnicas es rasguear las cuerdas con los dedos de la mano izquierda en lugar de utilizar la púa, lo que produce un timbre más agradable. La habilidad del shamisen para crear gran variedad de tonos es su característica más peculiar.

El tono del shamisen también puede ser cambiado modificando las cuerdas, el mástil y la púa - cambiando su tamaño, grosor y peso, o utilizando diferentes materiales en su construcción. Hay cerca de 20 tipos de shamisen, cada uno con un preparado y tono diferente. Los músicos eligen el más adecuado para el tipo de música que van a interpretar. Todas las variedades de shamisen tienen la misma longitud, aunque el mástil, las cuerdas y la púa pueden variar significativamente, creando un registro que puede variar hasta una octava entre un instrumento y otro. En el caso de los instrumentos de cuerda occidentales, el espectro de tonos y formas ha variado, cambiando fundamentalmente su tamaño, así pasa con la viola con relación al violín.

Algunas veces, el shamisen acompaña a un narrador que cuenta una historia en voz alta. En ese caso, los músicos necesitarán cuerdas y púas gruesas. Sin embargo, cuando se trata de una geisha, cantando una canción de amor, se necesitan cuerdas con timbre delicado. El acompañamiento del Kabuki y las breves baladas kouta también requieren de timbres diferentes, por lo que fue modificado el shamisen para adaptarse. También han sido ligeramente modificados otros instrumentos tradicionales, para producir el timbre deseado, y, con el mismo objetivo, los propios músicos hacen los convenientes ajustes durante la actuación.

Vemos, por tanto, que la música tradicional japonesa es bastante variada. Esta variedad se consigue, principalmente, con las diferentes técnicas utilizadas para crear un amplio espectro tonal - el color del sonido japonés.

Shakuhachi
Flauta sin lengüeta. Utilizada para acompañar canciones folclóricas y otros tipos de música tradicional. También se utiliza en la interpretación de música moderna. Longitud: 55 cm (1)

 


Taiko
Una piel de animal es cosida alrededor de la caja. Los tambores se utilizan en actuaciones folclóricas en todo Japón. Sus tamaños varían algunos se pueden tocar a mano y otros son más altos que los percusionistas. (2)

 

Sanshin y uñero
Instrumento de cuerda casi siempre utilizado en interpretación de música tradicional de Okinawa. Se dice que es el prototipo del
shamisen. La caja está cubierta con piel de serpiente y las cuerdas son rasgueadas con un uñero en el dedo índice. Longitud: 80 cm

 

 

 

Chijin
Tambor utilizado en actuaciones folclóricas de las islas de Okinawa. Se puede hacer variar su sonido ajustando la tensión de la cuerda que la sujeta a la caja. Diámetro: unos 23 cm (1)

 

Sho
Instrumento de viento formado por 17 tubos estrechos de bambú (dos son meramente decorativos). Es una variedad de flauta. Tiene lengüeta y puede producir acordes de hasta seis notas diferentes. Se utiliza fundamentalmente en la música
gagaku de la corte.
Longitud: unos 50 cm. (3)

 

 

Kagura-bue, ryuteki y koma-bue
Tres flautas traveseras utilizadas en el
gagaku. Están hechas de bambú. Tanto el interior como el exterior son lacados.
Longitud: unos 45 cm (
kagura-bue), 40 cm (ryuteki) y 36 cm (koma-bue). (Foto: Omori Hiroyuki)

 

Hora-gai
Se corta un extremo de una concha para construir este instrumento de viento. La mayoría posee boquilla. Se utiliza fundamentalmente en ceremonias religiosas. El tamaño varía entre 20 y 50 cm. (1)

Da-daiko
Tambor grande utilizado en
gagaku. La decoración representa las llamas de un fuego.
Diámetro: unos 210 cm. (3)

 

 Hichiriki
Flauta de doble lengüeta utilizada en la música gagaku. Fabricada en bambú, tanto su interior como exterior es lacado. Longitud: unos 18 cm. (1)

Charumera
Flauta de madera con doble lengüeta, utilizada para recrear ambiente chino en las obras de
Kabuki.
Longitud: unos 30 cm. (1)
 

Kotsuzumi
A los extremos de la caja se le ajustan dos piezas de piel. Este timbal es colocado frente al hombro derecho, manejado con la mano izquierda y golpeado con los dedos de la mano derecha. Durante la actuación, se tensan las cuerdas para ajustar la membrana y cambiar el volumen. Utilizado en
Noh, Kabuki y otras artes tradicionales escénicas.
Diámetro: cerca de 20 cm. (1)

 

Biwa
Sus cuatro cuerdas son rasgueadas con una púa grande (derecha). Se utiliza para acompañar al
koto y otros instrumentos, durante las ceremonias religiosas y en actuaciones de música moderna.
Longitud: unos 95 cm.

 

 

Gekkin
Instrumento de cuatro cuerdas introducido desde China en el siglo 18. Se toca con uñero (derecha). Utilizado para acompañar canciones folclóricas y otras músicas tradicionales japonesas, también con otros instrumentos como el
koto.
Longitud: unos 70 cm. (1)

Koto
El intérprete se arrodilla justo en el centro, con su espalda hacia la cámara. Las 13 cuerdas se rasguean con uñeros (arriba) en los dedos pulgar, índice y medio, de la mano derecha. Pueden actuar en conjunto varios
koto. También se utiliza en música moderna. Longitud: unos 180 cm.

 

Mukkuri
Instrumento tradicional del pueblo Ainu, de Hokkaido. Su sonido surge tirando de las cuerdas instaladas en una delgada placa de bambú. La boca sirve de caja de resonancia. (2)

 

Binzasara
Piezas de madera mantenidas juntas mediante cuerdas. Se sostiene por sus asas con una distancia aproximada al tamaño de los hombros. Al apretar tratando de juntar las manos, las piezas de madera chocan entre sí produciendo el sonido. Utilizado en la música folclórica tradicional. (2)

Usted está aquí: Home Conociendo Japón El Color de la Música Tradicional Japonesa